domingo, 23 de octubre de 2011

¿Qué es el trastorno de déficit de atención con predominio inatento?

DÉFICIT DE ATENCIÓN DE TIPO INATENTO:

Las barreras para el aprendizaje y la participación son situaciones de índole familiar, escolar y social que alteran el proceso formativo de una persona.

El déficit de atención hace parte de estas barreras para el aprendizaje y que con frecuencia se observa en el aula de clase. Es una respuesta que el individuo muestra teniendo como base un sin número de situaciones y estímulos que no permiten que él o ella tengan la capacidad suficiente para poner su concentración sobre algo o alguien, y en el momento que se le requiere.

El déficit de atención se puede presentar en una de las siguientes formas, déficits de atención de tipo inatento, déficit de atención con hiperactividad y por ultimo déficit de atención de tipo mixto es decir que abarca las dos situaciones anteriores.

“Hay muchísimas razones por las que un niño o un adolescente pueda no tener éxito en su desempeño escolar o en sus relaciones sociales, así como también las hay para que un adultos pueda no tener éxito en sus estudios, su trabajo, sus relaciones sociales o laborales.

El DDA-ADHD (del inglés Attention Deficit Disorder- Attention Deficit Hyperactivity Disorder) es una de las posibles razones, no la única. Por tal motivo, ante una consulta vinculada con esas problemáticas debemos incluir en el proceso de diagnostico el descarte de un posible ADD-ADHD, problemas del entorno, otras patologías psiquiátricas o psicológicas, y dificultades especificas del aprendizaje o una combinación de estas posibilidades.

Si sabemos que la triada sintomática básica del DDA-ADHD consiste en: inatención, impulsividad y, a veces, hiperactividad, es fundamental visualizar de que manera afectan estos síntomas la vida de quienes lo padecen o cómo estos se presentan clínicamente.

La impulsividad es la incapacidad no predeterminada del sujeto para controlar sus actos, muchas veces la impulsividad se expresa como agresividad, en ese caso el incremento de tensión se descarga impulsivamente con el objeto que hace daño o defenderse.

Ser impulsivo significa ACTUAR en lugar de PENSAR, hacer antes de pensar en qué quiero hacer y por qué lo quiero hacer. La impulsividad se manifiesta de un modo diferente según el momento evolutivo en el que un individuo se encuentre; por ejemplo, en la edad escolar se manifiesta a través de dificultades en el aprendizaje, durante la adolescencia a través de peleas con pares, robos, etc. Y en la adultez como inestabilidad emocional, fácil irascibilidad, toma rápida de decisiones que requieren mayor reflexividad.

Es importante considerar que las dificultades de aprendizaje suelen ser el principal motivo por el que los padres consultan a los neurólogos, psicoterapeutas y psicoanalistas infantiles por niños de edad escolar. Los trastornos del aprendizaje o de la conducta en el ámbito escolar constituyen una fuente de preocupación para los padres pues con frecuencia son indicadores de que algo no funciona bien en el niño y esto puede conducir a situaciones en que el niño es rechazado por sus compañeros o la institución o, sencillamente no pueda realizar lo que sí pueden otros niños de su misma edad. No podemos olvidar el ámbito escolar es el medio por el cual el niño interactúa con extraños, pone a prueba sus aptitudes intelectuales y allí pueden compararse sus rendimientos con los de otros niños que atraviesan la misma etapa evolutiva. Además todas las dificultades que un niño presenta en el ámbito familiar pueden haber sido sobredimensionadas, minimizadas, negadas o admitidas por vía de las racionalizaciones más sorprendentes. Cuando estas dificultades afectan el área de la vida escolar y las autoridades del colegio las hacen saber directamente a los padres o por la vía de las calificaciones, el mecanismo de la negación comienza a volverse ineficaz. Es innegable que el bajo rendimiento escolar de los niños también es un impacto directo al narcicismo de los padres.

Entonces la consulta se torna insoslayable.
En términos generales se podría decir que las principales dificultades que el niño presenta en la escuela son: problemas de atención y el aprendizaje, o trastornos de conducta, o de adaptación a la convivencia con otros niños juntos o por separado”.

Tomado de: GRATCH Luis Oscar, El trastorno por déficit de atención (ADD-ADHD) clínica, diagnostico y tratamiento en la infancia, adolescencia y la adultez, editorial medica panamericana S.A, 2009, P:1-13-14

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada